Feeds:
Entradas
Comentarios

Tal vez mañana pueda entender si mi destino era amarnos, y al irme sólo cometí la más absurda equivocación. Quizás el tiempo logre poner todo en su lugar, y me de la oportunidad de reparar los errores que por cobardía estoy pagando. De repente queden por delante muchos días grises para poder olvidar aquella noche de entera felicidad.

La vida está compuesta por una serie de decisiones, consecuentes una de la otra. Sólo una palabra, un “adiós” dicho sin pensar, puede destruir dos vidas, un amor, un futuro compartido. También un “te amo” fingido, dicho por el temor a la incertidumbre, puede esclavizar lo suficiente para que lo que un día supo ser una historia feliz, se vuelva un cuento de horror.

Siempre me pregunté por qué no existe un escudo para los sentimientos, algo que permita elegir cuándo y de quién enamorarse. Cada vez que la vida decide cruzarnos repites la misma pregunta, esperando, tal vez, un resultado diferente. “¿Alguma vez me amaste, o lo nuestro sólo significó una aventura?”, pronuncias, sin imaginar el daño que lográs hacerme. Entonces, sonriendo cómplice, te respondo: “Si lo nuestro hubiese sido amor, estaríamos juntos, nunca dejo ir a lo que quiero”. Luego, todo vuelve a repetirse como un disco rallado que aturde con la misma melodía. Te vas, y mientras miro como te alejas, murmuro para mis adentros que es mejor así, intentando convencerme de que seguir a tu lado era un suicidio a plazo fijo.

Sólo pude llamarte mío una noche. Y te amé como sólo ocurre una vez en la vida. Cuando al despertar comenzaste a hablar sobre seguir con nuestras vidas para no hacerle daño a nadie, mientras planeabas donde y cuando vernos a escondidas, en mi mejor actuación fingí que sólo me había dejado llevar por la pasión, y mientras te marchabas enojado, cerrando la puerta, dije algo que no llegaste a oir: “Aunque cada uno regrese a su matrimonio por ser un buen padre o madre, quisiera verte junto a mi al final”.

Mi cuento preferido, cuyo autor, como no podía ser de otro modo es Paulo Coelho, narra la historia de un joven que recorre el mundo entero en busca de un tesoro, sin notar que lo que verdaderamente amaba, siempre estuvo a su lado. Cuando se percata de eso, decide emprender un viaje de regreso a su punto de origen para reencontrarse con lo verdaderamente importante.

Nunca lo relacioné a mi vida, ni pensé en el por qué, una historia tan simple, podía atraerme tanto. De todos modos, casi sin darme cuenta estoy haciendo exactamente lo mismo que el protagonista: llegué tan lejos como quería o podía pretender, y ahora es casi una necesidad volver a la periodista -y la mujer- que fui.

17 meses fue el tiempo que este blog estuvo inactivo. 17 meses en los cuales todo cambió. Hubo cosas buenas, como el sorprendente éxito de http://www.palabrasclaras.com el periódico que comencé el 1 de septiembre de hace dos años, un programa arrollador en la radio que tanto supe querer cuando estudiaba, conocer a varios de mis ídolos y descubrir que son simplemente personas comunes, iguales a todos -con la diferencia de que por ser famosos a veces están más solos-, descubrir amigos en quienes esperaba sólo un saludo atento, enamorarme, o comenzar a hacerlo.

También sucedieron cosas no tan buenas. Por ejemplo, descubrir el sentido de la frase “Por andar ocupado en el cielo me olvidé que en el suelo se vive mejor”. Esto viene a colación de que el tiempo y el llegar a ciertos lugares me llevó a seguir descubriendo que no siempre las personas son lo que aparentan, que los verdaderos amigos son aquellos para quien siempre seré “Sol”, “Solecito” o simplemente “Romi”, y no “La periodista que trabaja en tal radio o que tiene este periódico”.

Fueron 17 meses y por supuesto ocurrieron infinidad de cosas. Y sobretodo una, que ocurrió esta semana y no viene al caso, me hizo consciente de que todo en esta vida es temporal, y casi como una ficha de dominó, cosa tras cosa fue volviendo a su lugar. Y yo a este blog, mi primer “hogar cibernético”.

Está lloviendo, y eso me causa algo de gracia. Recordando, no encuentro un solo momento importante, o día decisivo en mi vida, en el cual la lluvia no haya participado. Lo que me indica que todo estará bien y que esta es sólo una lluvia más. No es la primera, pero desde ya, tampoco será la última.

Corría la fría tarde del 29 de julio de 1990 en uno de los parques de diversiones más grandes del mundo. A pesar de la molestia de una de las jóvenes, el grupo de amigos decidió subir a un juego, de esos que asustan con sólo verlos, el ‘Matter Horn’, una montaña rusa que imita al famoso pico de Los Alpes que lleva el mismo nombre. Luego de unos minutos los gritos de los atemorizados espectadores informaban de la tragedia: uno de los carritos había sido expulsado de la atracción, motivo por el cual fallecía Roxana Alaimo, mientras que su amiga, Karina Benitez, sufría heridas de gravedad. Esto, además de tener un notable parecido con el inicio de la película “Final Destination 3”, fue el comienzo de mitos y leyendas populares que continúan hasta la actualidad. Se trata del Italpark.

Sus 4.500 m2 y los más de 35 juegos lo convertían en el centro de atracciones más grande de Sudamérica, pero la diversidad de opciones y la magia que, quienes tienen más de 30 años aseguran flotaba en el ambiente, era lo que lo volvía el paraíso ideal para cualquier niño.

Fue fundado por una familia de inmigrantes italianos en el año 1971 y sus puertas se cerraron definitivamente luego del accidente de aquella joven. Desde el lamentable episodio, cientos de rumores y prejuicios rondaron sobre el parque y esa maravilla ultramoderna sólo vive en los recuerdos de quienes llegaron a conocerlo.  

Y después de la clausura…  

La “condena solidaria” obligó a las partes involucradas -los dueños del parque y la Comuna- a llegar a un acuerdo para afrontar los costos de la indemnización. La Municipalidad de Buenos Aires tuvo culpa recurrente en el episodio ya que no se realizaban las inspecciones técnicas preventivas correspondientes, pero sí, después de la tragedia, para reparar los supuestos problemas y reabrir la “feria de la risa”, como era conocido el Italpark.  

Los planes originales terminaron cambiando por completo cuando pasados los cuatro meses del accidente, él por entonces intendente, Carlos Grosso decidió clausurar definitivamente el parque de diversiones.   El Concejo Deliberante en una audiencia pública decidió, entre tres opciones, crear un espacio verde en el predio donde funcionaba el ItalPark, ubicado en Libertador y Callao. Las dos alternativas restantes eran un parque recreativo ó un complejo hotelero, pero el resultado fue el actual Parque Thays.  

La causa civil, por otro lado, demoró seis años en ser dictada porque no se podía dar una sentencia hasta que no se expidieran las actuaciones penales. El expediente fue caratulado como homicidio y lesiones graves. El juez, al dar a conocer su sentencia dijo: “Los parámetros de la Justicia Civil establecen que la vida de una persona no vale más de 100 mil dólares, pero la vida de un hijo, para mí, no tiene precio, por eso considero que el resarcimiento material debe ser alto. Perder un hijo es un dolor que no se mitiga jamás”.  

Primeros rumores  

Cuando debía decidirse el destino del predio, surgió una teoría donde se afirmaba que el accidente en realidad había sido un atentado de quienes deseaban abrir un centro hotelero en su lugar. Esto fue desmentido poco después cuando se realizaron las pericias correspondientes y la justicia determinó que todos los juegos presentaban fallas mecánicas. También descubrieron que el Matter Horn -entre otras atracciones- llevaba siete años sin tener una revisión técnica obligatoria.  

En sitios de ventas por Internet se encuentran en remate algunos productos que pertenecen al legendario lugar. Por ejemplo, los autos chocadores salen 400 dólares, por lo que es casi inevitable hacer mención sobre la teoría que afirma que los juegos actualmente son utilizados en modernos parques, que al igual que el Italpark, priorizan lo comercial y olvidan los controles reglamentarios.

Por otro lado, vecinos del actual Jardín Thays atestiguan que las tierras están malditas: cada lugar que se construyó en ese sitio terminó en tragedia. En 1911 comenzó a funcionar un parque japonés. En diciembre de 1930 un incendio lo destruyó por completo. Años más tarde, se realizó una feria italiana, la que también terminó en tragedia cuando a plena luz del día se desató una tormenta eléctrica y un rayo acabó con la vida de un turista brasilero.

También cuentan los lugareños que quien conserve viejas fichas del Italpark, puede pararse de noche frente a la que era la entrada con una de ellas en la mano y automáticamente verá aparecer el parque y todos sus juegos. Las puertas se abrirán lentamente y el ‘suertudo’ deberá subirse a la atracción que le corresponda según el pase que tenía, pero si al finalizar el tiempo no se retira por la puerta principal, algo terrible podría suceder.

Otra leyenda urbana asegura que los juegos que funcionaban en el parque fueron guardados en un depósito del ferrocarril Mitre para ser vendidos al exterior o utilizarlos como chatarra. En algunos foros, aseguran que los mismos empleados de la línea férrea participaron en el desmantelamiento y que nunca se les abonó el trabajo, por lo tanto no dejaron que los dueños saquen las atracciones del galpón. También cuentan que si alguien deseaba comprar un objeto perteneciente al parque lo derivaban a hablar con el ‘Perro’ Cervero, un empleado ferroviario que se ocupaba de aquellas transacciones. El misterioso hombre interrogaba al posible comprador y si éste deseaba obtener un simple recuerdo para uso personal, lo regalaba. De lo contrario, la cifra estipulada era incalculable.

En otros sitios narran historias semejantes a películas de terror: “Si pasas por ahí de noche se ven clarito los juegos, un dumbo, un helicóptero y otros tantos junto a unas velas y se escuchan ruidos extraños. Los valientes que decidieron entrar nunca salieron, como Susanita, Tomasito y tantos otros” explica Juan, un hombre de 83 años que dice conocer a la perfección la historia de las tierras, para quien “no sólo hay que respetarlas, sino también temerles”.

“Del otro lado del Río, en Luján”

Al comprobar el verdadero destino de los juegos, apareció una noticia que le daba mayor crédito a la ‘maldición’ que rodeaba al lugar. Al parecer, los juegos fueron trasladados a un parque de Luján. Sospechosamente, dicho centro se llama Argenpark, y aunque con otro nombre, las atracciones son las mismas. Otra cosa en común, claro, es la falta de controles técnicos en las recreaciones.

Miles de personas llegan cada año a la ciudad de Luján, impulsados por la melancolía, para recorrer los dos parques, que, aunque separados por un río, se unen mediante juegos aéreos. Uno es llamado Argenpark, el otro, Parque Luján. Quienes lo visitan dicen sentirse presos de un viaje en el tiempo: los sitios no sólo tienen atracciones del legendario Italpark, sino lo imitan hasta en los más pequeños detalles. Entre los muchos juegos que funcionan en el sitio y que pertenecieron al Italpark, incluyendo la montaña rusa más antigua, se encuentran la Súper 8 Volante, el barco Showboat, el Samba, el Torpedo, el Twister y el Súper Monza, entre otros.

Desde las boleterías, pequeñas cabinas con forma de cabañas e imágenes graciosas en la ventana, hasta las fichas, en las que sólo cambia la grabación del nombre de los parques. Todo es idéntico. Incluso la tragedia.

 

Paola Relea, la hija de uno de los dueños, relató que “los accidentes eran moneda corriente, por lo menos hay uno al mes”, y puso como ejemplo un episodio donde “una niña de no más de 10 años se rompió la cara contra el juego Pulpo, cuando se desprendió un brazo del mismo”.

Una de las muertes ocurridas en el Argenpark que tomó impacto nacional fue la de Rodolfo Herrender, un empleado de 51 años de edad que cayó al vacío al ser golpeado por un coche de una montaña rusa cuando se encontraba colocando una nueva cámara fotográfica.

Rodolfo era, según sus compañeros, el mayor conocedor de las atracciones de ambos centros, a tal nivel, que recrear el Italpark fue posible gracias a él, debido a que montó y reacondicionó las atracciones con una gran precisión.

El hombre era un aficionado a los parques de diversiones y a la fotografía. Se dedicaba a tomarle fotos a quienes descendían de los juegos. Halló la muerte cuando, por motivos desconocidos, comenzó a reparar un censor que retrataba a quienes estaban en el juego con éste en movimiento y fue golpeado por un carrito de la atracción.

Después del golpe, Herrender cayó al vacío ante 500 personas desde una altura de 5 metros. Cientos de llamados simultáneos al 911 lograron bloquear la línea de emergencias. El panorama volvía a ser el mismo de aquella tarde del 29 de julio: el cuerpo sin vida yacía en el suelo, totalmente desangrado y con pérdida de masa encefálica, gritos desesperados y los esfuerzos médicos por salvar una vida que era presa, posiblemente, de la mala suerte que rodea a los juegos.

 Si nos sumergimos en lo paranormal, podríamos creer que, con la muerte de Roxana se cerraba el Italpark y con él, un círculo de tragedias varias, que gracias a los esfuerzos de Rodolfo se reabría, pero esta vez en otro lugar y con otro nombre. Pero en este caso, lo paranormal es preguntarse cómo, en juegos que funcionan desde hace cuatro décadas sin controles y sin inspecciones gubernamentales, hasta el momento no hubo más muertes. Quienes se volvieron fanáticos de esta seguidilla de sucesos afirman que Rodolfo es la última víctima de la “maldición”. Sin dudas los parques mencionados encierran un misterio que está muy lejos de debelarse. Pero de lo que tampoco quedan incertidumbres es que cualquier centro de atracciones del país puede ser un nuevo Italpark, si no se realizan los controles pertinentes.

No quiero imaginar cómo hubiera sido vivir a tu lado. Sería una tortura innecesaria, masoquista. Un suicidio en cuentagotas.

No intentes justificarte. No me mientas, pero tampoco me digas la verdad. Deja de repetir que tenemos otra oportunidad. Te amo demasiado para volver a escucharlo.

No inventes mil palabras para intentar calmar un dolor que no provocaste. Las ilusiones se inventan solas y se destruyen de a dos.

Si fueras un poco distinto. Si no hubiera conocido lo maravilloso que sos, quizás olvidarte podría resultar más sencillo. Soy la dueña de un puñado de estrellas, perdidas, sin cielo. Ellas, igual que esta historia que no fue, comienzan a apagarse.

Necesito que te vayas ahora. Te ruego que no regreses. Sé que no podría mirarte de nuevo e intentar no besarte.

Perdona si no quiero intentarlo, pero sólo sería acrecentar el dolor. En algunos casos es mejor abrazarse a una duda, que llorar una certeza.

Se vuelve algo violento cuando nos quema el amor, y gritarlo está prohibido. Cuando no estoy a tu lado, las horas se quedan estancadas y quiero morir. Así, es que la noche no termina, aunque afuera brille el sol.

Hace apenas unos minutos que te marchaste. Fue inevitable mirar tu fotografía y llorar, una vez más. Te imagino, entre sueños, descubriendo mis secretos y compartiendo los tuyos.

Pero como siempre me despierto y recuerdo que compartimos un gran amor, invadido por la interminable distancia, sellado con la carátula de “imposible”.

El único crimen perfecto no es aquel que queda sin resolver, sino el que se resuelve con un falso culpable”.

Los Crímenes de Oxford

Hasta hace unos años, al mencionar el término ‘sicario’ era inevitable asociarlo inmediatamente con México o Colombia. Esto cambió radicalmente, al punto de que la Policía Federal se anima a asegurar que Argentina se está convirtiendo en el territorio predilecto para realizar esta tarea.

Los hay improvisados, informales, casuales y, por supuesto, sumamente profesionales. Algunos ofrecen sus servicios por Internet, otros, por el ‘boca a boca’ y, los mas expertos, trabajan con clientela fija o recomendaciones de algún cliente satisfecho.

Los precios van desde 100 a 70 mil pesos y las variantes son: la persona a asesinar, la cantidad de gente que haya que disponer para realizar el trabajo y, claro, la importancia de quien solicite el trabajo. “El silencio también cuesta” asegura un ‘trabajador de la muerte’ consultado para este informe.

En la historia, prácticamente no existen casos de sicarios llevados a juicio. Esto se debe a que en apariencia son personas comunes. En su mayoría, no se trata de improvisaciones. Planean hasta el último detalle, por lo que es muy difícil detectar al autor directo del crimen. Detenerlos y llevarlos a juicio, por ahora, parece ser una misión imposible.

Por otro lado, en un 90% de los casos se descubre al autor intelectual, es decir, la persona que contrata los servicios. Asimismo, tampoco éste recibe condena ya que probar la relación entre él y el asesinato resulta muy complejo por la falta de pruebas en su contra.

Desde la Policía Científica de la Bonaerense indicaron que en el país se están desempeñando tres grandes grupos de asesinos a sueldo: los profesionales -los más costosos y dueños de los crímenes más escalofriantes-; los que quedan en medio de algún conflicto familiar o de conocidos, mencionados en la jerga policial como ‘oportunistas’ y por último los ‘asesinos marginados’: adolescentes que quedan prendidos en peleas de bandas rivales y son enviados a matar a cambio de algún tipo de soborno.

La misma fuente informó que en Capital Federal los sicarios dejan más de 100 casos por año. En tanto, en la provincia, las muertes llegan a dos mil casos en el mismo lapso de tiempo.

El barrabrava de River, Gonzalo Acro, el abogado Cristian Vázquez, el triple crimen y el supuesto suicidio de un empresario de los medios norteño son apenas algunas de las historias que podemos mencionar a modo de ejemplo para ilustrar la nueva mafia de la República Argentina, pero son más de 10 mil las historias no contadas que cada año ocurren en todo el territorio nacional.

Para continuar introduciéndonos en el mundo de los que viven de la muerte, este medio decidió enviar un mail solicitando los servicios de un tal Hunter Max que publica en Internet bajo el rubro de ‘servicio de limpieza’.

“Si es alguien importante debo contratar a alguien del exterior. Llegará en micro, vestido comúnmente, con bajo perfil y del mismo modo se irá, luego de disparar su calibre 22”. informa Hunter.

“Según el caso, cobramos entre 30 y 50 mil pesos. Si es policía estará en problemas. Si es un cliente, envíe la foto de la víctima, dirección y adelanto de dinero” continúa, el frío caballero. Finaliza diciendo que “por si le interesa saber, serán necesarias tres personas. La que realiza servicio de inteligencia, el chofer y el que ejecuta. Si quiere que sufra, el precio es otro”.

Así de facil resulta contratar un asesino a sueldo en Argentina. Realizando búsquedas comunes en cualquier shopping virtual, tales como ‘exterminio’ o ‘servicios de limpieza’, un cibernauta puede toparse con los ‘limpiadores de pasado’, como muchos de ellos se denominan.

Casos destacados

Daniel Chueke era el único heredero de una suma multimillonaria -4 millones de dólares-, la cual le aseguraba estabilidad y tranquilidad de por vida. Lo único que le impedía alcanzar su meta era el hecho de que su madre aún viviera, por lo que un día decidió “acabar con el problema”. Un plomero, amigo suyo, le recomendó a un asesino a sueldo que podría resolverlo. En mayo de 2000, el empleado temporal apuñaló a la desprevenida mujer.

Chueke tenía 43 años al momento del asesinato. Era padre de dos niños y estaba separado. Las pericias arrojaron que su coeficiente intelectual está por encima del normal, pero al momento de cometer el hecho cometió el primero de muchos errores: llegó llorando a la oficina de su madre y gritando “Que país de hijos de mil puta, matan a una pobre mujer por dos mangos”. Lo resaltable es que el cuerpo había sido descubierto unos minutos antes por el portero y nadie había podido avisarle.

En la actualidad el abogado, el asesino y el plomero cumplen prisión perpetua.

Un sicario sufrió cargo de conciencia y dejó una carta advirtiendo del peligro que corría la persona que debía asesinar. La nota apareció en la Catedral de Mar del Plata y decía “No soy un santo, pero jamás mataré a un trabajador”. La justicia determinó que se trataba de una persona que había sido empleada para asesinar a César Trujillo, titular del sindicato de la UOCRA Mar del Plata.

Junto a la confesión se hallaba la foto de Trujillo y de otra víctima. Explicó el arrepentido, que le querían pagar 20 mil pesos de los 50 mil conversados.

Trujillo había denunciado mafias que funcionaban detrás de una construcción millonaria.

El 24 de julio a las 20 horas dos hombres al mando de una moto de alta cilindrada ingresaron a un shopping y mataron a dos colombianos sin mediar palabra. Uno de los fallecidos era Edison Duque Ceballos, conocido como “Monoteto”. Se trataba de un soldado de Carlos “Macaco” Jimenez, un paramilitar narco que se desempeñaba en el cartel de “La Cordillera”.

La particularidad de ese caso es que en medio de la investigación hubo serias amenazas a los fiscales e involucrados al triple crimen de los empresarios de General Rodríguez.

Perfil de un asesino a sueldo

El FBI divide el típico perfil en dos variantes: asesino organizado o desorganizado.

Los asesinos organizados por lo general tienen un coeficiente intelectual por encima de la media (105 en adelante). Planificar un crimen puede llevarles años, ya que estudian hasta el último detalle. Suelen ser personas altamente sociales. En la mayoría de los casos, sus crímenes son prolijos, silenciosos y hasta pueden hacerlos pasar por muerte natural. De no ser así, pueden asesinar en un sitio y trasladar el cuerpo a varios kilómetros. Cuando la justicia indaga sobre ellos, sus conocidos suelen describirlo como “Una persona muy amena, incapaz de matar a una mosca”.

Los desorganizados, en cambio, suelen sufrir adicciones y problemas tales como la automutilación. Su coeficiente intelectual está por debajo de la media (entre 80 y 95) y suelen vivir en villas, por ejemplo, la 1-11-14. Por lo general son poco sociables, excéntricos o extraños y pueden llegar a olvidar sus crímenes, dado que al momento de realizarlos están drogados o alcoholizados.

Para finalizar…
Algunos sicarios también transmiten mensajes: primer aviso, 30 días de hospital. Segunda advertencia, las dos piernas quebradas. Tercera visita asegura la muerte, según publican en un foro de Internet.Muchos crímenes no llegan a investigarse, ya que se confunden con intentos se asalto. Es así y gracias a las mil y una estrategias de estas organizaciones que pueden garantizar “Un trabajo 100% impune”.

No hay cifras oficiales sobre lo que recauda este delito anualmente. Lo que sí se sabe es que está plenamente ligado al narcotráfico y a la política. Muchos sicarios aseguran ser ‘limpiadores del pasado’ y ‘llaves de secretos’, haciendo una clara mención de poder terminar con cualquier ‘molestia’.

Es una práctica cada vez más instalada en el país debido a la gran cantidad de demanda existente. Esta es una clara prueba de que estar en el lugar equivocado en el momento indicado puede llevarnos a un final, donde la cara de un asesino sea lo último que veamos. Los sicarios cumplen una función. El asesinar a sueldo se volvió una profesión. Ellos, sólo son el emergente de una sociedad en donde la vida, como no podía ser de otro modo, también tiene precio.

 

 

 Si se trata de mejorar las cosas, Cristina está regando el fuego con combustible. China sufría un fuerte malestar por las medidas restrictivas adoptadas por Buenos Aires y para apaciguar las cosas se había planificado una “misión” que tenía por objetivo fortalecer las relaciones comerciales bilaterales. Se eligió cuidadosamente una delegación encabezada por la Primer Mandataria, pero ante otro berrinche presidencial, decidió no viajar para “no dejar a Cobos al mando”, como ella misma lo dijo.

El kirchnerismo en todos sus sentidos, desde la Presidenta a un político local, acusa de despechado a cualquiera que se atreva a cometer el grave pecado de no estar de acuerdo con su forma de gobernar, pero si analizamos el accionar presidencial del último año, ¡Dios mío! ¿Quien actúa por despecho?

Uno de los primeros -pero no el único- casos de despecho oficial fue con el, ya para muchos, olvidado Martín Lousteau. Varios periodistas amarillistas y un periódico en especial -el cual tiene más éxito su versión digital que la impresa- resaltaban las especiales miradas que Cristina le dedicaba al joven Ministro de economía. Era evidente que entre ellos existía un gran cariño que trascendía las paredes ministeriales.

A pocos días de que Lousteau comenzara oficialmente una relación sentimental las cosas para él comenzaron a complicarse. Un mes después, el 24 de abril, no tuvo otro remedio que renunciar en teoría ante la falta de apoyo para un plan de acción diseñado para contener la creciente inflación registrada en el país.

Fue así que Lousteau se convirtió en una figura “no bien vista” por el gobierno. Algo similar ocurrió con Sergio Mazza, de quien se rumoreaba semanas antes su desprendimiento K ante la primera negativa de ser candidato testimonial.

Hablando de candidaturas y pingüinos y salteándonos varios desplantes, llegamos al tan memorable 28 de junio. Quienes tuvieron la oportunidad de estar presentes en el hotel donde la Primera Dama esperó los resultados, aseguraron que los gritos de parte de ésta eran insoportables. Hizo cerrar tres pisos y se reunió con 40 personas, culpando a Néstor de su derrota y a Scioli de haber hecho una mala campaña. En medio de su ataque de nervios tampoco faltaron insultos -si, los presidentes también insultan- para los funcionarios que se negaron a ser candidatos testimoniales, entre ellos, un político de Bahía Blanca.

Desplantes, hechos, escenas, se me vienen miles a la mente: el quitarle los granaderos a Julio Cobos después del voto “no positivo”, preguntar cuándo no estaría en Mendoza para hacer una visita oficial, la carta con faltas gramaticales que le envió a Obama, las reiteradas y repetitivas “amenazas encubiertas” a los medios, etc, etc, etc y muchos -muchisimos- más etc.

El más reciente, aunque no el último, es el de Redrado. Hoy se va, mañana no, pasado si, después no sé. Él no quiso otorgarle los fondos del BCRA y ella lo castigó. Él se quiso quedar y ella sacó un decreto para que lo saquen. La oposición, cuando no, pidió otro para que anulen el primero. Él quedó fuera de la entidad porque ella así lo dispuso, pero decidió entrar igual. Ella dio la orden de que no ingrese “en su vida” al Banco Central -otra cosa típica del Kirchnerismo, prohibir la entrada a lugares públicos- y él presentó la denuncia contra Aníbal Fernández. ¿Mañana? Qué misterio.

Cristina, mujer que de seguro es sumamente católica, habrá escuchado mucho aquel dicho de “Si se te cierra una puerta, Dios te abrirá una ventana”. Es por eso, quizás, que sigue empeñada en cerrar absolutamente todas las puertas de relaciones exteriores que podíamos mantener.

Lo malo es que hasta sin hendijas nos estamos quedando, a medida que la Presidenta sigue haciéndonos pasar papelones mundiales. China, quizás, era una de las últimas ventanas. No asistir para no dejar a Cobos a cargo del Ejecutivo, es otro de sus berrinches. Ella hace planteos cuasi adolescentes. Planteos que pagamos los 40 millones de argentinos.

 

Mientras los expertos aseguran que el clima está tomando un eje peligroso, Bahía Blanca estuvo a punto de ser el centro de una tragedia cuando se vio afectada por un tornado que no tocó tierra. Pehuajó y Villa María también sufrieron intensos vientos. 

En una extensa entrevista en Radio 10, el climatólogo, Osvaldo Canziani, advirtió que “las lluvias serán cada vez más intensas y esporádicas”, teniendo de manifiesto los diversos temporales de lluvia y vientos huracanados que ocurrieron durante esta semana. “Esto sólo demuestra los efectos del calentamiento global” aseguró el climatólogo.

 Argentina ¿se está tropicalizando?

 “Desde el año 75 en adelante el país atraviesa un intenso cambio climatológico, con lluvias cada vez más fuertes y esporádicas”, explicó Canziani.

 El clima “muestra sus garras”, tal como lo definió el especialista, recordando la seguidilla de intensas lluvias, inundaciones, vientos y caída de granizo que tuvo lugar durante las últimas semanas en varias regiones del país.

 El experto aseguró que estamos conociendo un nuevo sistema meteorológico, y que “todo está cambiando, y en la medida en que sigamos emitiendo gases contaminantes, nunca va a estabilizarse”.

 Si bien el científico argentino no hizo mención sobre el tema, el cambio comienza a notarse a pocas semanas de estrenarse la polémica película “2012”, cuyo argumento rige en torno a la inminente destrucción de la tierra.

 Un grupo de gente comienza una interminable lucha para encontrar un lugar a salvo, mientras a su paso el planeta comienza a desaparecer. En ella los lagos se secan, los desiertos se inundan y los bosques quedan cubiertos de lava.

  ¿Simple casualidad o un llamado a tomar conciencia?

 “Es como jugar a la ruleta rusa” dijo el profesional, refiriéndose a la urgencia de actuar ante el grave cambio climático. “Cambiando conductas de vida de los seres humanos es probable detener el grave problema” continuó.

 Entre los temas a tratar, ennumeró la cosecha de agua en Los Andes, las enfermedades emergentes en los niños, el impacto del calor en el ganado y la reubicación de cultivos.

 Primeras consecuencias

 Esta semana una intensa ola de calor afectó a Santiago del Estero, donde la térmica llegó a los 51 grados, y a Córdoba, Entre Ríos, Tucumán, La Rioja y San Juan, donde la temperatura llegó a los 40 grados centígrados.

 Las altas temperaturas provocaron intensos vientos en Villa María, Córdoba y vientos huracanados en Bahía Blanca y Pehuajó, zonas que quedaron seriamente afectadas.

 En Bahía Blanca se produjeron voladuras de techos, dos autos virtualmente destruidos por la caída de postes sobre ellos, daño en varios árboles de los principales parques y el corte del suministro eléctrico por más de 12 horas.

 La tormenta se esperaba para el jueves, pero tocó tierra el día martes, por lo que Defensa Civil no estaba preparada para la prevención y posible evacuación. Las ciudades de Punta Alta y Carmen de Patagones también se vieron afectadas, aunque en menor medida.

 El teléfono de emergencias bahiense registró más de 200 llamados por cables y postes caídos, carteles y mampostería en riesgo de desmoronamiento y personas atrapadas en un ascensor.

Según explicaron expertos locales, se trató de un tornado que no tocó tierra y cruzó la ciudad a 250 metros de altura.

 En tanto, la ruta 3 fue declarada en alerta amarilla y desde el gobierno nacional enviaron mil 500 kilos de alimentos, 500 pares de zapatillas, mil pañales, 100 pares de botas de lluvia, 100 chapas, 50 tirantes y 50 clavaderas para palear las consecuencias materiales causadas por el fenómeno.

 En una ciudad que no había recibido advertencia alguna y que históricamente es zona de tornados, si la tormenta hubiera tocado tierra en este momento se estarían lamentando víctimas fatales.

 Otra vez, la realidad comienza a superar la ficción.

http://www.agencianova.com/nota.asp?n=2010_1_12&id=14362&id_tiponota=10

http://www.palabrasclaras.com/index.php?option=com_content&view=article&id=694:2012-entre-la-realidad-y-la-ficcion&catid=49:aaa