Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Narración’ Category

Amores Verdaderos

Un amor verdadero es aquel en el que se enamora el alma y no sólo el cuerpo o la mente. Es una amistad sagrada, en la cual no existen secretos y se puede hablar sólo con la mirada. Es sentir un magnetismo en el que aunque quieras oponerte a lo que sientes, siempre el destino vuelve a cruzarte.

Es encender una estrella que desde ahora brillará para siempre, más allá de este tiempo y esta existencia. Es poder adivinar que ese amor existe desde otras vidas y seguirá para siempre.

Es encontrar en todo el mundo dos cristales que encajan perfectamente y formarán de ahora en más, uno solo. Es reconocerse entre todas las personas. Es lograr vencer las trampas del destino, la distancia, la envidia e incluso, la muerte. Cuando dos almas se enamoran, el amor va más allá de esta vida tal y como la conocemos y siempre espera, ama y perdona.

Es un amor tan grande que hace que todos hablen de él. Muchos descreídos aseguran que no existe. Otros lo anhelan tanto que creen llegar a sentirlo. Algunos pasan toda su vida buscándolo, sin saber que es el amor el que te encuentra. Es algo con lo que todos soñamos, pero sólo unos pocos privilegiados llegan a conocer.

Es mirarse por primera vez y comprender que ya se amaban. Es saber que todo el tiempo estuvieron buscándose hasta que por fin se hallaron y desde ahora ya no serán dos sombras solitarias. Es poder vencer el tiempo y espacio, es, por último, comprender que ocurre tan pocas veces que el mundo entero se estremese. Es descubrir lo  hermoso que es cuando dos almas se enamoran.

Anuncios

Read Full Post »

Parábolas de un sábado colapsado

 Si el destino confabuló para que termine el fin de semana al borde de un ataque nervioso… ¡Estuvo a punto de lograrlo! Pero así, como muchas mujeres tienen sus románticos y nada originales diarios íntimos, yo canalizo mi bronca por medio de “Entre sapos y príncipes” para que no todas seamos víctimas de la cretinidad masculina ni presas del destino social que nos quiere casadas, engañadas y con una vida horrible, pero “socialmente correcta”.

  “¡Pero qué vieja estás, nena, para seguir sola! Te vas a quedar para vestir santos…” me decía la tía de mi mejor amiga de la infancia. “¿Qué haces sin novio si sos tan linda, nena? apúrate que después los encontrarás a todos ocupados” continuaba mientras mi amiga percibía mi mal humor. Si las señoras mayores se dieran cuenta de lo mal que nos hacen sentir cuando murmuran “Si sos joven y linda, ¿Por qué sola?”  no lo preguntarían ni la mitad de las veces. En esos casos, aún conservando algo de gentileza, nos limitamos a decir “Porque somos jóvenes y lindas, pero también inteligentes”.

 A las dos horas del episodio de la tía de mi amiga, un caballero (léase más caballo que otra cosa) me intentaba convencer de lo interesante que podría ser compartir nuestro tiempo en el ‘mientras tanto’ llegan las personas indicadas. ¿Me estás sugiriendo que seamos amantes? Pregunté. “No, por supuesto que no” contestó muy rápidamente y cuando intentaba volver a hablar, remató diciendo “No me gusta rotular las cosas, para qué ponerle título de amantes si no es necesario”. 

 Cuando faltaba poco para finalizar el día, creí que había obtenido un poco de tranquilidad y me dispuse a escuchar música y relajarme. Ese relax duró exactamente, nada: reapareció un noviecito que tuve allá por los dulces 15 años queriendo remontar algo que está más hundido que el Titanic.

–          ¿Qué te hace pensar que si no funcionó en aquel momento, podría irnos bien ahora?

–          Que somos más maduros.

–          Error, yo soy más madura, vos más viejo.

 Si piensan que eso es todo lo que una persona puede tolerar en un día, están equivocados: como broche de oro, una colega y amiga muy querida me habló mediante Facebook para contarme los planes de conquista que piensa ejercer sobre el periodista que cada día me confiesa su amor.

 Como cable a tierra, dediqué varias horas a conversar con un amigo de la infancia, cuasi hermano, y nos teñimos de melancolía, leyendo viejos mails, cartas y anotaciones de nuestros perfectos 14 y 16 respectivamente. Estaba cansada de que la sociedad se empeñara en convencerme de que estar en pareja es lo correcto, mientras que el destino seguía insistiendo en que lo mío es la soltería, cuando pasó lo inesperado: una de esas cosas halladas era una suerte de designio que yo misma había escrito durante mi infancia.

 

“Al cumplir 27 años, me casaré con un hombre perfectamente imperfecto y tendré dos hijos: una nena llamada Loreley o Marina o Esperanza  y un hijo, llamado Lisandro, o Héctor o Hernán y viviré en una casa a orillas del mar o al pie de una montaña. Seré escritora y tendré muchas plantas y peces y cada día le cocinaré a él para que al regresar de su trabajo esté todo en su lugar y su familia feliz, esperándolo”

 Al leer eso, cosa que no estuve dispuesta a compartir con mi amigo, entré en pánico de morir a causa de una sobredosis de romanticismo inyectado por mí misma. ¡Yo también había soñado con un cuento de hadas que incluía vestido blanco y príncipe azul!. Quizás el día no había sido una conspiración en mi contra, sino un plan perfecto para recordarme lo que era. Quizás, también yo sueñe inconcientemente con ser cenicienta algún día. Tal vez  sea así, pero para mis 27 faltan varios años y por ahora sólo me toca oficiar de hada madrina viendo como mis amistades una a una alcanzan sus respectivos “Y vivieron felices para siempre”.

Read Full Post »

Después de unos días de ausencia, retomo las actualizaciones habituales del sitio con un magnifico poema.

Infierno Seductor

Ellas,
Cruzan velozmente la bóveda azul,
Y en su vuelo rasante se les imantan nuevas pieles
dejando atrás crepúsculos no correspondidos.

Vos,
 esa placentera locura inaudita
a quien la belleza desea con vehemencia,
a vos te llaman imposible
mis ojos agrietados,
por vos arde mi debilidad a cada segundo.

Ellos,
nadan muy distante  de la oportunidad,
y se ahogan cargando soles
que su propia sed parió en las espaldas.

Así viaja de rápido la irreal realidad,
con más náufragos que navegantes,
con más desencuentros que amores,
amor,
aquel talismán hueco,
por donde se deslizó mi vida
hasta fundirse con el rostro de la nada.

Debajo de un puente de cenizas,
plastifico tu ausencia,
mientras el eco de la luna
se deshoja sobre la sonrisa del sol.

En el hechizado útero de la lluvia,
las sombras cuelgan sus harapos en las nubes
proyectando así una absorbente oscuridad
que no es nada más, que el eterno secreto de los colores.
Color,
una canción dentro del recital de la luz,
luz de frágiles ilusiones,
perversas para un mundo tan poco sensible.

Lisandro Herrero.

Read Full Post »

Paulo Coelho vía Facebook  me hizo llegar esta narración que habla sobre la búsqueda del verdadero amor. En ella se trata la temática de una de mis frases más recurrentes: “Cuando conozca a la persona para mí, lo sabré desde la primera mirada”.

Romina Giuffré

Amor

Siempre existe en el mundo una persona que espera a otra, ya sea en el medio del desierto o en medio de una gran ciudad. Y cuando estas personas se cruzan y sus ojos se encuentran, todo el pasado y todo el futuro pierden completamente su importancia y sólo existe aquel momento y aquella increible seguridad de que todas las cosas debajo del sol fueron escritas por la misma mano.

La mano que despierta el amor y quer hizo un alma gemela para cada persona que trabaja, descansa y busca tesoros debajo del Sol. Porque sin esto, no tendrían ningun sentido los sueños para la raza humana.

Paulo Coelho

Read Full Post »

Días pasados compartí un poema que me gusta mucho. Esta semana les dejo otro del mismo escritor.

Aunque la palabra imposible no es una de mis preferidas, estas líneas sí lo son.

Posibilidad imposible

La puerta ardiente saborea tu pureza,
volvieron a encontrarte
en el embravecido horizonte,
coloreado de gaviotas
y manos con muecas de algodón.
Arenas que pisan la coraza acaramelada,
 labios y más curvas de calor se entrelazan
 y forman la entrepierna del próximo fin de semana.
Se los ve tan calmados y colmados de lentitud,
me hacen dudar en velocidad y distancia,
son gemelos criminales,
tal vez abstractos, sino materiales.

Lisandro Herrero

Read Full Post »

Letargo

Comparto con ustedes un poema que me gustó especialmente cuyo autor es un joven periodista y escritor bahiense.

Letargo

Si guardás en los ojos mis labios,
vas a ver más que mis besos,
secarás la lluvia y nublarás el sol.

Con tu mística de silencio
será todo tan fácil
que el invierno desnudo
se quemará en el balcón de los corazones marchitos.

No tengo recuerdos de mi memoria,
No tuve nunca lo que me falta hoy,
será por eso, quizás, que aún me sigo esperando.

Lisandro Herrero

Read Full Post »

No quisiera que llores al leer esta carta. Es una forma, cobarde tal vez, de despedirme. Este lugar no es para mí o quizás, yo no sea para aquí. No deseo hacerte sufrir, me gustaría convertirme en ángel para borrar tu dolor sólo con una caricia.

El tiempo es escaso y me preocupa, porque sé que el adiós duele y se clava en el alma como un estigma. No me culpes, no hay nada que pueda hacer para permanecer a tu lado. Tampoco te culpes, te aseguro que hiciste por mí, lo más grande: construiste a la mujer que soy.

Al principio no comprenderás, dirás que no es justo, buscarás una explicación y tal vez, hasta te enojes con el destino, pero algún día no muy lejano volverás a amar, y serás tan feliz como lo fuimos hasta hoy.

Los minutos se acaban y no quiero que despiertes. Prefiero marcharme en silencio y observarte a lo lejos. Así, sin últimas frases o el pedido de ‘sólo un beso más’, te diré adiós y me iré.

Tengo miedo. Tengo mucho miedo. No se qué vaya a ser de mi, ni como continuarás de aquí en más. En mi mente se pasean cientos de imágenes al mismo tiempo. Recuerdos, fragancias, sensaciones, momentos.

Es contradictorio, pero no lo tomes como una despedida. Siempre que mires una estrella o que pienses en mí o cuando suspires, estaré besándote en la mejilla y acariciándote el cabello.

Read Full Post »

Older Posts »