Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 diciembre 2009

Historia de un puerto envenenado

A más de una semana de que el puerto de Bahía Blanca siga siendo testigo de los cortes permanentes que los pescadores artesanales realizan en pedido de soluciones, desde el gobierno sólo se reciben excusas para “pasar un día más”. Pedro Santos, presidente de la Cámara de Pescadores, asegura que “podría haber muertos”.

 Desde el jueves por la mañana, los pescadores artesanales están cortando los puntos de acceso a la terminal portuaria de Ingeniero White, en pedido de respuestas ante la contaminación en la ría y los engaños que el gobierno de Daniel Scioli entabló hasta ahora.

“Dos días antes de las elecciones nos decían que nos darían un Titanic, después, no nos trajeron ni una palangana”, explicó en una comunicación telefónica con NOVA Pedro Santos, refiriéndose a las promesas incumplidas que el gobierno provincial generó para con ellos.

Durante las primeras jornadas de conflicto los cortes se extendían en varios sectores, lo que dificultaba el tránsito a toda la zona industrial. A pesar de eso, en ningún momento se impidió el acceso del personal de mantenimiento y de seguridad a las respectivas plantas.

Asimismo el sábado promediando las 4 de la madrugada, alrededor de 300 efectivos de diferentes fuerzas procedieron al desalojo de los trabajadores pesqueros del acceso de los camiones de carga. Desde la Cámara, afirmaron que en ese momento habría alrededor de 60 pescadores, por lo que la acción fue desmedida.

“Lo peor es que les habíamos dicho que los dejaríamos pasar porque entendíamos la situación de los choferes” explicó Santos.

Poco después de que los uniformados se retiraran, los manifestantes decidieron trasladarse a puntos claves donde la Policía no tiene jurisdicción y continuar con las protestas pacíficas. Esa misma noche, NOVA estuvo presente.

En uno de los nuevos puestos, un grupo de 15 pescadores organizados acampó frente a la planta de Profertil.

En las carpas se cocinan, escuchan música y mantienen encendido el fuego de las cubiertas con las que realizan los cortes. “Somos 300 familias que directamente dependemos de la pesca y mil quinientas que viven indirectamente de esta industria. Algunos periodistas informan mal, dan a entender que estamos acá por dinero o porque queremos beneficios políticos y no es así. Nosotros queremos trabajar tranquilos, poder tirar las redes y pescar, como pasaba antes”. explicó Julio, el mayor del grupo.

“Nos tratan como piqueteros, mandaron 300 efectivos a reprimirnos y dejaron a Bahía Blanca como zona liberada, porque toda la policía de la ciudad estaba acá, no queremos eso, queremos vivir de lo nuestro” finalizó.

Cada uno de los pescadores entrevistados recalcó lo mismo: la gente de Ingeniero White no brinda el apoyo que debería, pero ellos no sólo iniciaron esta pelea en su propio beneficio, sino en el de todos, dado que la contaminación no sólo afecta a los peces.

Aunque el lugar donde actualmente se están realizando los bloqueos está dentro de la jurisdicción de Prefectura Naval, la policía bonaerense mantiene guardias permanentes en puntos estratégicos como medida preventiva.

¿Por qué los desalojaron?

El motivo que dio lugar al procedimiento, fue que paralelamente a los bloqueos en el puerto, los camioneros que hasta entonces no podían ingresar al puerto iniciaron un piquete a la altura de la rotonda de Grünbein.

La protesta, que duró más de seis horas, contó con numerosos episodios de violencia. Como en esta oportunidad no dejaban que ningún vehículo circule y el corte se producía en la ruta que une Bahía Blanca y Punta Alta y permite el paso a otras localidades, los automovilistas comenzaron a agredir e incluso, intentaron atropellar a un camionero.

“Una señora quiso pasar, me crucé y asimismo continuó, me golpeó el brazo y rompió el espejo eléctrico” contó el transportista.

Cuando la policía intentó controlar la situación, se dio un fuerte cruce, aunque la situación pudo ser rápidamente controlada por los efectivos. De este modo, bajo la garantía de que se tomarían las medidas necesarias para permitir la descarga, los camioneros decidieron levantar el corte.

Mientras tanto, en la Cámara que agrupa a los pescadores intentaban buscar soluciones para que los camioneros puedan realizar su trabajo sin mayores problemas. Fue así que entre los dos sectores surgió un acuerdo, luego de que los pescadores se reunieran con representantes de la CGT local y se sintieran escuchados.

En forma paralela, las autoridades portuarias elevaron una denuncia penal por la que en una resolución del fiscal Oscar Duizeide y la jueza de Garantías Nº 4, Marisa Promé, se determinó el desalojo nocturno, teniendo como antecedente lo ocurrido horas antes en la rotonda.

Mentiras, más mentiras y más…

Si bien los cortes se están desarrollando desde el pasado jueves, el conflicto real comenzó el 26 de enero del corriente año. En aquella oportunidad el puerto quedó durante más de diez días, virtualmente paralizado, con riesgo operativo de empresas, buques sin posibilidad de ingreso y egreso y millonarias pérdidas económicas por cada día de quietud, según informaron fuentes cercanas a la comuna.

Así fue que el jefe comunal, Cristian Breitenstein, mantuvo una reunión con Jorge Otharán, presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca; la senadora provincial Elsa Strizzi; el director del Ente Portuario, Francisco Costa y por supuesto, Daniel Scioli.

De ese encuentro, realizado durante la primera semana de febrero, surgió una posible solución: según el intendente, apenas el gobernador conoció la problemática instruyó a los ministros para que articulen un plan especializado en recuperar una zona de Riacho Azul para la pesca y gestionar ante la ANSES la posibilidad de destinar beneficios jubilatorios a este sector.

Entre las varias promesas efectuadas en aquel momento, también estaba la reconversión completa de la flota de lanchas, dado que habría fondos específicos para ese área, de parte de un gran aporte que la Provincia giraría en los próximos días. Vale recordar que desde entonces pasó casi un año.

Los medios, al día siguiente, titularon “Breitenstein destrabó el conflicto con pescadores artesanales y el puerto local opera normalmente”, y citaban sus palabras, asegurando con una notable preocupación en el rostro que “estuvimos a horas de una tragedia”.

Parece que esto no resulta fundamental para los funcionarios provinciales o incluso para él mismo, ya que el tiempo continuó pasando sin que se cumpla lo acordado por su parte.

¿Contaminación? En la ría no, en el Maldonado, sí

Scioli, en otro intento de aminorar el conflicto, envió esta semana profesionales del Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS) a Bahía Blanca para verificar el grado de contaminación del estuario.

La decisión fue comunicada a los pescadores artesanales por medio de Juan Domingo Novero, el único funcionario que mantiene contacto.

El OPDS realizó el análisis en menos de 12 horas y determinó que “el grado de contaminación no es alarmante”.

Novero, por su parte, admitió que para él, el reclamo de los trabajadores de la pesca es justo. Recordó que antes los mejores langostinos y camarones del país, salían de Bahía Blanca, pero que ahora levantan las redes vacías porque no hay captura.

A su vez, la ciudad cuenta con el balneario Maldonado, que está conformado por dos grandes piletas alimentadas con agua de mar en permanente renovación.

Desde la comuna declararon que “aún no fue inaugurada la temporada de verano dado que “el agua no registra niveles adecuados para uso recreativo”. Es decir que el puerto, ubicado a unos tres kilómetros en línea recta, no cuenta con un grado de contaminación alarmante, pero el balneario municipal, sí.

 

¿Envenenamiento consentido?

Los camarones y langostinos -producto líder en pesca- criados en la ría local, superan veinte veces el valor de cadmio, plomo, arsénico y mercurio apto para el consumo humano, según informes brindados en forma particular por el Laboratorio de Estudios de Tecnología Alimentaria.

El nivel aceptable de plomo para la Organización Mundial de la Salud (OMS), en camarones y langostinos es de 0,1 miligramos por kilo, pero en el producto bahiense, es de 2,8 miligramos.

El consumo de plomo puede provocar retraso mental en los niños e hipertensión y enfermedades cardiovasculares en los adultos, además de agravar enfermedades ya existentes.

En tanto, el valor referente de cadmio es de 0,05 miligramos, aunque en este caso llegan al 1,2 miligramos. En el cuerpo humano tiene lamentables consecuencias, tales como alteraciones óseas, esterilidad, afecciones renales y, aunque no está confirmado, no se descarta que pueda causar diversos tipos de cáncer.

El arsénico y mercurio puede provocar diferentes problemas: desde una simple irritación estomacal, hasta graves afecciones en el sistema nervioso.

Para comprender cómo estos metales pesados llegan al estuario y por qué el gobierno no brinda soluciones drásticas, como multar a los causantes de la contaminación, debemos remontarnos a la última década.

En la zona portuaria fue creado el parque industrial, en un total de 136 hectáreas. El mismo sitio gubernamental informó que en el año 1992, sólo funcionaban nueve empresas. En la actualidad, son 42 las plantas instaladas.

Dichos sitios se dedican a desarrollar aislaciones térmicas, carpintería mecánica de obra, construcción e intercambiadores, elaboración de artículos de limpieza, abricación de acumuladores de plomo-ácido, cerramientos e aluminio, envases de polietileno, piezas de polubretano, uebles de caño, envases plásticos y productos tales como fertilizantes.

A mediados de 2006, la ciudad se vio presa de un escándalo e repercusión nacional cuando el entonces intendente Rdolfo Lópes fue destituido por haber recibido una “donación” para la campaña política del Frente para la Victoria, oportunidad en la que resultó presidente electo Néstor Kirchner.

Fue así que el actual jefe comunal ingresó bajo el cargo de intendente interino. Desde entonces es normal verlo en permanente trato con el Consorcio de Gestión y escucharlo asegurar que “las empresas no contaminan, hacen los tratamientos correspondientes y tienen todo en regla”.

¿Ingenuidad o mentira oficial?

Es destacable que hasta hace un par de años, el puerto era un espacio público con horarios de visita. Extrañamente y bajo puntos que nunca estuvieron muy claros, ahora es considerada zona privada y se mantiene el acceso restringido.

Siendo posible ingresar al puerto o incluso a la ría, es visible cómo las empresas y las redes cloacales realizan vertientes continuas sin tratamiento previo.

Algunas de las plantas que deberían realizar análisis e informar sobre los deshechos arrojados al estuario son: Solvay Indupa; Companía Mega; Central Piedrabuena, Petorobras Energía; TGS; Air Liquide Argentina; Profertil; Cargil, y PBB Polisur.

Pérdidas millonarias y falta de respuestas

Por cada día de inactividad portuaria, se estima que las empresas pierden más de 800 mil dólares. Santos, conciente de ello, asegura que con menos dinero bastaría para resolver definitivamente el problema que los impulsa a realizar este reclamo.

Al preguntarle sobre la represión que recibieron de parte de las autoridades, apenado, el presidente de la Cámara de pescadores, advirtió “puede haber muertos, está brava la situación. Los pescadores somos zombies de la ría”.

Para finalizar este informe este medio regresó una vez más a Ingeniero White y se encontró con un pueblo fantasma. El reloj marcaba las 22 y las luces de cada comercio se apagaron.

En las calles sólo se veían los móviles policiales y el único sonido ajeno al clásico viento marino, era la voz de un oficial que llamaba a los bomberos para que apaguen las cubiertas.

El fuego, el humo, tal vez puede acallarse. La voz de estos 300 pescadores peleando por sus intereses, pero por sobre todo por la salud de la ciudadanía, no.

http://www.agencianova.com/nota.asp?n=2009_12_19&id=13877&id_tiponota=10

http://www.palabrasclaras.com/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=41&Itemid=71

Anuncios

Read Full Post »